Aprender Inglés

A mi edad es imposible aprender Inglés

Esta es una frase repetida hasta la saciedad. Yo la he oído muchas veces. Y se la he oído decir a personas de todas las edades: 20, 30, 40, 50…o más años.
Indudablemente le resulta más fácil aprender un idioma extranjero a un niño que a un adulto. Los niños no tienen todavía los condicionantes ni los bloqueos mentales que tenemos los adultos. Su cerebro es más dúctil y maleable. Carecen de la vergüenza que tenemos los adultos y su capacidad de aprendizaje es asombrosamente poderosa.

¿Quiere esto decir que cuando nos hacemos mayores debemos darnos por vencidos y dar por hecho que ya perdimos nuestra oportunidad?. ¡Ni mucho menos!. Cualquier persona puede aprender un idioma a cualquier edad, está súper demostrado. Sólo hace falta tener ganas, constancia y disciplina. Y divertirse haciéndolo, claro está, porque si no, el fracaso y el abandono están garantizados.
Las excusas que habitualmente se han utilizado para negarse el aprendizaje de un nuevo idioma ya no son válidas.

Por ejemplo, antes se decía que para aprender un idioma había que ir al país donde éste se hablara. Ahora ya no es necesario, porque en Internet tenemos miles de recursos, algunos gratuitos, para poder aprender y practicar el idioma. Ya lo vimos anteriormente, acordaos de los grupos de MeetUp, por ejemplo.

La Policía de los Idiomas

La famosa Policía de los Idiomas. ¿Has oído hablar de ella?. Te multan cuando cometes errores gramaticales, ortográficos, o no pronuncias las palabras con el acento adecuado.
A mí siempre me ha gustado mencionar esta legendaria Policía. Te aseguro que no existe, en ningún país, y nadie te estará vigilando por si cometes algún fallo. Los idiomas se crearon para comunicarse. Nadie te juzgará por cometer errores al hablar. Saben que eres extranjera y nadie va a pretender que te expreses 100% correctamente.

Además, también ellos cometen errores, y muchos, al hablar y al escribir. Te podría contar cientos de anécdotas que te harían reír, te lo aseguro. Muchas veces los extranjeros hablamos y escribimos mejor Inglés que los propios nativos, que se hinchan a dar zapatazos a su propio idioma.

Tradicionalmente se nos ha insistido en la idea de que teníamos que imitar el acento de los nativos, ingleses, americanos, lo que tocara.
Y es otra idea absurda. Para ellos resulta muy atractiva nuestra manera de pronunciar su idioma, y nuestro acento. A nosotros los hispanos también nos ocurre lo mismo, por regla general nos resulta atractivo el acento de los extranjeros hablando Español.

Así que tampoco te preocupes demasiado por tu acento. Observa a figuras del cine o de la música de origen hispano hablando Inglés y te darás cuenta. Piensa por ejemplo en Penélope Cruz, Alejandro Sanz, etc. Si te fijas, verás que están hablando un Inglés españolizado, muy alejado de lo que se consideraría perfecto.
A los ingleses, americanos y otros pueblos anglófonos, les resulta irresistible esa forma de hablar, y lo último que piensan es en los fallos que puedan estar cometiendo, y mucho menos en el acento. Todo lo contrario.

Practicar un idioma pensando en nuestros posibles fallos hace que nos centremos más en la gramática y el vocabulario que en nuestro objetivo prioritario, que debería ser la comunicación.
De forma que nos encontraremos en una situación incómoda y encorsetada, que nos hará sudar y acabar con dolor de cabeza, por no estar relajados. Ahora que ya sabemos que no existe ninguna Policía que vigile por el buen uso de la gramática podemos respirar aliviados y dedicarnos a hablar Inglés.

Tengo una amiga, enfermera española, que vino a Inglaterra a trabajar. Tiene mucha experiencia en una especialidad en concreto, y consiguió fácilmente un contrato en un gran hospital. Su nivel de Inglés era deplorable, a todos los niveles, pero en su puesto de trabajo apenas tenía contacto con los pacientes, y eso no resultaba un problema para la Dirección del hospital y la supervisora de su Unidad.

Seis meses más tarde, me quedaba con la boca abierta cuando la veía expresarse. Seguía cometiendo algunos fallos gordos, pero era capaz de mantener y seguir una conversación con los nativos de forma fluida.

¿El secreto?: parte del secreto reside en que a ella le encanta hablar, así que sería capaz de aprender chino, o turco, o el idioma que fuera, con tal de poder comunicarse con la gente. Lo está practicando continuamente, de forma que avanza rápidamente en el aprendizaje y mejora a la velocidad de la luz. Le da igual equivocarse, nadie le ha recriminado nunca. Así que , no olvides:

“Practica hablando inglés sin parar, equivócate sin parar, avanza sin detenerte…”

Estableciendo objetivos y superando miedos

Yo siempre les digo a mis alumnos que dos de las cosas que impiden progresar a las personas son : la pereza y el miedo.
Y es una realidad constatada. Se puede aplicar a casi todos los aspectos de la vida, y por supuesto al aprendizaje del Inglés.
Proponte un objetivo relacionado con el Inglés, por ejemplo:
– Hacer una llamada telefónica en Inglés.
– Hacer una entrevista en Inglés.
– Escribir un artículo en una revista americana.

Ahora imagina que te preparas para conseguir tu objetivo y lo haces utilizando todas tus habilidades, poniendo el máximo empeño. Lo normal que ocurrirá es que salga todo bien.
Pero ahora quiero que te pongas en el peor escenario posible, ¿qué ocurriría si no fuera todo según lo previsto?. Imagina la situación, ¿sería tan terrible?, ¿sería realmente una catástrofe irremediable?, ¿correría peligro tu vida o tu futuro?, ¿a que no?.

No dejes que el miedo te impida hacer lo que deseas. Piensa en qué es lo peor que te puede pasar si te equivocas y te darás cuenta de que no sería para tanto, no sería ninguna tragedia irreparable.

Tu actitud tiene que ser positiva y no centrarte en lo que no sabes, sino en lo que sabes.
Plantéate pequeñas metas que puedas conseguir con relativa facilidad, en vez de estar planteándote “hablar Inglés con fluidez”, porque ese es un objetivo a largo plazo, demasiado “gordo”, y tienes que dividirlo en pequeños pedacitos, para digerirlo con facilidad.

Por ejemplo: escribe cuatro puntos en los que expliques por qué quieres aprender Inglés. Hazlo en Inglés, no en Español. Si no tienes el vocabulario que necesitas o no sabes expresar algo en concreto búscalo en un buscador en Internet, pero sólo después de haberlo intentado sin ayuda.

Una vez tengas tus cuatro puntos, repítelos, memorízalos e imprímelos en un papel que puedas tener visible todos los días. Leerlo con frecuencia reforzará tu interés en el aprendizaje y tu cerebro sabrá qué te estás proponiendo, porque se lo muestras continuamente. Como ya te he comentado en más de una ocasión, hay pequeños trucos, como este que te acabo de mostrar, que actúan a un nivel inconsciente y favorecen el aprendizaje de un idioma.

De vez en cuando intenta visualizar cómo sería tu vida si hablaras bien Inglés. Se te abrirían muchas posibilidades en el campo laboral, o en cualquier ámbito de tu existencia. Visualizar circunstancias positivas, en general, facilita cualquier tipo de aprendizaje.
Intenta no compararte con otras personas que tienen más nivel que tú, porque eso puede deprimirte. Al contrario, mira hacia atrás y piensa en lo que has evolucionado en los últimos meses o semanas. Centra tu pensamiento en lo que ahora eres capaz de hacer, que antes no te atrevías. Eso te dará confianza y te animará a seguir progresando.

Hay más de dos mil millones de personas aprendiendo Inglés

Es una estimación de la gente que actualmente está aprendiendo este idioma en todo el mundo. La mayoría nunca tendrá un nivel lo suficientemente bueno para poder comunicarse correctamente.
Y eso es porque no tienen establecido un objetivo lo suficientemente potente y no han sabido anclarlo en sus cerebros.
Ejemplos de objetivos pueden ser:
– Conseguir un puesto mejor dentro de la empresa.
– Hacer la ruta de los castillos en Escocia, viajando durante un mes.
– Conseguir trabajo en un hotel en Benidorm.
– Trabajar como enfermera en un hospital en UK.

Estos son objetivos adecuados, pero si queremos mejorar nuestros resultados tenemos que utilizar la famosa metodología S.M.A.R.T.
¿Qué significan las siglas?
S – Specific – Específico
M – Measurable – Medible
A – Attainable – Alcanzable
R – Relevant – Relevante
T – Time-Bound – Con fecha de inicio y final

Los objetivos Específicos te ayudan con las preguntas ¿qué?, ¿quién?, ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿dónde?, y ¿por qué?. Todo referido a tu objetivo.
Por ejemplo: ¿Qué acciones deberás poner en marcha para conseguir tu objetivo?

Hay que trazarse un plan, y un plan siempre necesita una fecha de comienzo y una fecha de finalización. El objetivo debe ser relevante y alcanzable, no podemos plantearnos un objetivo que esté fuera de nuestras posibilidades, porque estamos abocados al fracaso. Y tenemos que establecer alguna manera de medir si nuestros esfuerzos están siendo provechosos.

En el próximo artículo os daré unos ejemplos prácticos para aplicar la metodología S.M.A.R.T. en nuestro aprendizaje del Inglés.
También hablaremos del BREXIT. ¿Afectará negativamente a los enfermeros españoles que trabajan en Reino Unido o tienen intención de ir a trabajar allí próximamente?

¡Hasta pronto!

Share Button