Aprender Inglés

Trucos para aprender Inglés

Estos trucos te pueden servir para aprender cualquier idioma, pero nos vamos a centrar en el Inglés, porque va a ser el idioma que te va a permitir conseguir un trabajo estable y bien pagado en Reino Unido, en USA, o en cualquier otro país de habla inglesa.

Soy Santiago Felip, presidente de la Asociación de Graduados en Enfermería. Durante muchos años he enseñado el idioma Inglés a alumnos de todas las edades. He trabajado como enfermero en Inglaterra para el NHS, que como sabes es el Sistema Nacional de Salud de allí, como nuestra Seguridad Social en España. Te aseguro que el nivel de Inglés de los españoles, en general, es bastante mejorable.

Aquí te dejo unos cuantos consejos que estoy seguro que te van a ayudar a aprender Inglés. Son trucos que he utilizado muchas veces con mis alumnos, y los resultados siempre han sido buenos.
¡Empezamos!

 

Primero que nada, necesitas un plan

Una de las primeras preguntas que nos hacemos es: ¿Cuántos materiales necesito?. La respuesta no es sencilla. Hay personas que dedican años de su vida a recopilar libros, dvd, cd, revistas, cursos… pero nunca llegan a utilizarlos. Están impecables, en algún cajón o estantería de su casa, tan nuevos como cuando los compraron.
Yo recomiendo no acumular tantas cosas, pero sí que es interesante tener más de un recurso formativo. Hay por ahí materiales que son muuuyyy aburridos. De forma que el día que decidimos ponernos a estudiar en serio, empezamos a bostezar y lo dejamos a la media hora de haber empezado. Así, si disponemos de diferentes materiales, siempre podemos cambiar a un recurso más divertido y ameno.

No te quedes esperando que salga a la venta el “curso perfecto”. Ten en cuenta que todos los cursos tienen algo provechoso, así que siempre podrás aprender algo en todos ellos. Hay cursos de Inglés general, y cursos específicos dedicados a actividades y profesiones concretas.
Debes centrarte en el aprendizaje de materiales generales y materiales especializados, porque ambos son necesarios para que puedas sentirte a gusto hablando, escuchando y escribiendo un idioma extranjero.

Por ejemplo: hay cursos de Inglés de temática sanitaria, que poco interesarán a una persona que vaya a trabajar en hostelería, y viceversa, y un abogado necesitará un curso especializado en Inglés jurídico. Y todos ellos tendrán que aprender Inglés general; lo que podríamos denominar “para la vida diaria”.
Para poder organizarnos y trazar nuestro plan de aprendizaje, tenemos que saber primero cuál es nuestro nivel de Inglés. Vamos a considerar tres niveles: principiante, intermedio y avanzado. Para cada una de esos niveles o etapas, nuestra actitud debe ser diferente.

 

Nivel principiante

Nuestro objetivo es abandonar cuanto antes este nivel, por una sencilla razón: cuando nuestro nivel es de principiante no vamos a poder hacer cosas demasiado divertidas. Además, tendremos una sensación de impotencia y nos sentiremos un poco bobos, por lo que las posibilidades de que abandonemos el aprendizaje de la lengua son muy altas.
Cuando abandonemos el nivel de principiante y seamos capaces de leer libros y revistas, ver programas de televisión y mantener largas conversaciones en Inglés, te aseguro que ya nunca abandonarás ese idioma y no harás otra cosa que mejorar tu nivel, porque te estará dando muchas satisfacciones.

Olvidar casi completamente un idioma cuando estás empezando a aprenderlo es mucho más fácil que si ya te encuentras en un nivel intermedio o avanzado. ¿Verdad que has empezado unas cuantas veces en tu vida a aprender Inglés y cada vez te da la sensación de que empiezas desde cero?.
Por eso tu primer objetivo tiene que ser abandonar el nivel de principiante rápidamente, y situarte en el nivel intermedio bajo. Hasta que no salgas del nivel de principiante tus posibilidades de abandonar son muy grandes, de forma que este es uno de los mejores consejos que te voy a dar.
Aprovecha cada momento que tengas para alcanzar el nivel intermedio bajo, porque entonces podrás relajarte un poco y tus conocimientos serán lo suficientemente sólidos para poder progresar en tu aprendizaje.

 

¿Cómo estudiar?

Las clases tradicionales en academias pueden ser deprimentes. Se suele mezclar a personas con niveles muy diferentes y suelen estar masificadas, de manera que tus oportunidades de practicar hablando van a ser escasas.
Además, suelen ser caras y puede que los horarios coincidan con tus horarios laborales o familiares, y te resulte complicado compaginar todas tus actividades. Los abandonos son frecuentes. Cada vez que abandonas refuerzas un poco más la idea de que nunca serás capaz de aprender Inglés.

Los profesores de las academias pueden ser nativos, o no. Hay muy buenos profesores de Inglés que no son nativos, pero son escasos. Los no nativos pueden ser excelentes docentes, pero no son los más adecuados para aprender un idioma, por regla general, aunque en las academias intentarán convencerte de lo contrario.
Los profesores nativos son escasos y cobran bastante más que los no nativos. Intenta siempre aprender con profesores nativos, te digan lo que te digan. Si tu intención es irte a vivir a USA, búscate preferiblemente un profesor americano, y si te planteas trabajar en Inglaterra es mejor que busques un profesor inglés.
Ya tendrás tiempo después de practicar acentos, que los hay, y muchos, pero intenta ser práctico desde el principio.

También existen en el mercado cursos audiovisuales, en vídeo, cd, y dvd, que puedes ir estudiando tranquilamente en tu casa a tu propio ritmo. Has de tener en cuenta que esta forma de estudiar requiere por tu parte una voluntad de acero y una constancia que es difícil de mantener por la mayoría de los seres humanos. El abandono está casi garantizado.
Hay recursos online que no son recomendables, por caros e inefectivos, como Rosetta Stone o Pimsleur, (hay otros muchos). Engañan a la gente que se acerca al aprendizaje de un nuevo idioma y les hacen perder su dinero y su ilusión.

Un recurso online gratuito que te puede resultar interesante es Duolingo, en www.duolingo.com . Échale un vistazo.
Un sitio que te va a encantar y es una de las mejores recomendaciones de este e-book es Italki, en https://www.italki.com/home , donde puedes encontrar profesores con tarifas tan económicas como 4$ por hora, recibiendo las clases por Skype. Y puedes encontrar profesores realmente buenos. El aprendizaje se hace así mucho más divertido.

En general se trata de utilizar un método de aprendizaje mixto, donde combines clases online, con el estudio de un curso audiovisual. De esa forma puedes preguntar a tu profesor por Skype cuestiones que no te han quedado muy claras o profundizar en temas específicos.
Si eres constante y dedicas un rato todos los días puedes llegar a alcanzar un nivel intermedio bajo en aproximadamente tres meses, que en una academia tradicional te costaría de dos a tres años, en condiciones normales.

Los siguientes cinco pasos te servirán como guía cuando estés en nivel de principiante y estés estudiando una lección en Inglés:

Lee la lección desde el principio hasta el final. Habrá cosas que no entiendas, pero no te detengas en ellas. Se trata de que te formes una idea general del contenido.

Si hay ejercicios para hacer, es el momento de ponerte a hacerlos. Observa la gramática que se utiliza, e intenta aprenderla en profundidad. Si hay cosas de la gramática que no entiendas, búscalas en Internet o en algún libro que tengas a mano, pero no te dejes “asuntos pendientes”, porque te resultará más difícil avanzar. La gramática no es difícil, sólo un poco aburrida, pero es necesario aprenderla para que nuestro nivel de Inglés crezca con buena salud.

Memoriza el vocabulario. Otro recurso gratuito que te puede ayudar es Anki, en http://ankisrs.net/docs/manual.es.html . Pruébalo, porque es realmente efectivo.

Estudia los diálogos hasta que los entiendas sin tener que ir a buscar la lista de palabras del vocabulario, ni la gramática.

Escucha los audios varias veces, cuantas más mejor. Te recomiendo que lo hagas en situaciones diferentes. Por ejemplo: puedes descargarte los audios en tu teléfono móvil y escucharlos por la calle, con el ruido de tráfico de fondo. O hacerlo delante de tu ordenador, en tu casa. Hazlo leyendo el texto y sin leerlo. Verás que tu oído se va entrenando poco a poco, y cada vez entiendes más y mejor.

Otra estrategia que te hará progresar y es muy divertida es escuchar música en Inglés en Youtube o en una emisora de radio. Ambas opciones son supereficaces y estarás aprendiendo el idioma casi sin darte cuenta.
Si encuentras una canción que te guste mucho, busca la letra en Internet e imprímela. Estúdiate la letra y si no entiendes algo, búscalo en algún traductor online. Es una práctica muy recomendable, que te hará fijar en tu cerebro una serie de frases, expresiones y vocabulario que no olvidarás fácilmente, y que incorporarás a tu arsenal idiomático.

Otro recurso que te puede servir es grabarte podcasts de alguna temática que te interese. Un podcast es simplemente un archivo de audio, que puedes descargarte para escucharlo en el momento y lugar que desees. Actualmente hay miles de podcasts disponibles, en todos los idiomas y de todas las temáticas. Simplemente tienes que hacer una búsqueda en Google o Bing y elegir lo que te interese.

Cuando estamos en fase principiante hemos de intentar hablar lo máximo posible, aunque nuestro vocabulario sea todavía muy rudimentario, de forma que nuestro cerebro empiece a detectar que intentamos comunicarnos en otro idioma. Es un proceso curioso, pero automático y hace que se refuercen los mecanismos de aprendizaje.

Nivel intermedio

Si te encuentras en un nivel intermedio, aunque sea el intermedio bajo, tu sensación de comodidad con el idioma será mucho mayor que cuando estabas en nivel principiante. Poco a poco vas aprendiendo vocabulario y expresiones nuevas, y te vas encontrando más capacitada para desenvolverte en un país de habla inglesa.
Una buena práctica ahora es buscarte un tutor económico en Italki, del que hablamos hace un rato, y dedicar una sesión a hablar de un tema en concreto. Por ejemplo, podrías dedicar un día a hablar de viajes, otro día de alimentación, de animales, en fin, los temas son infinitos..

Como te irás dando cuenta a medida que hables que vas necesitando vocabulario que no conoces, se trata de que vayas preguntando a tu profesor cada palabra que necesites. Así vas a aprender palabras nuevas que son las que utilizarías en una conversación sobre ese tema. Y lo más importante: está haciendo que tu cerebro realice una gimnasia mental que hará crecer su “musculatura idiomática”, valga la expresión que me acabo de inventar.

Para mejorar tus habilidades de lectura, es recomendable utilizar lo que se denomina “easy readers”, que son libros o publicaciones que utilizan un lenguaje y vocabulario sencillo, apto para el aprendizaje del idioma y dedicado a aquellos que lo están aprendiendo. Suelen llevar explicaciones para afianzar el vocabulario. En todas ellas se especifica el nivel de idioma al que van destinados.
Los puedes encontrar en librerías, tanto físicas como online; por ejemplo en Amazon, pero hay otras.

Otro recurso que nos puede servir son los diccionarios en línea, de los cuales hay muchos y variados. Permiten traducir texto o clicar directamente en una palabra que aparezca en un texto, en un blog, por ejemplo. De esa forma se pueden consultar un montón de palabras en un corto espacio de tiempo. Para utilizar esta función es necesario instalarse alguna extensión en el navegador que utilicemos, por ejemplo en Chrome o Firefox.

IMPORTANTE:

La pereza es enemiga acérrima del aprendizaje de idiomas. Anota las palabras nuevas que hayas aprendido con tu profesor en Italki, o leyendo algún blog o diario online. No es necesario que las anotes todas, pero hazlo con aquellas que veas que se repiten con frecuencia. Si no lo haces, lo más probable es que las olvides rápidamente. Claro que no basta con anotarlas, después tienes que estudiarlas.

Un truco que he utilizado durante décadas enseñando el idioma Inglés, y que me ha dado excelentes resultados, es el de las tarjetas en dos idiomas. Es tan simple como anotar una palabra en español en una cara de una tarjeta de cartulina y la traducción en Inglés en la otra.
Cuando tenemos una buen montón las mezclamos, de forma que aparezcan en uno u otro idioma, de forma aleatoria. Si nos aparece en Español, tenemos que decir y escribir la palabra en Inglés. Si sale en Inglés la diremos en Español. Puedes utilizar también frases cortas. A medida que vayas incorporando expresiones y vocabulario a tu tarjetero, este irá creciendo, y se convertirá en un recurso muy útil para afianzar el aprendizaje. Te aseguro que es un método simple que funciona francamente bien, especialmente con niños, pero es adecuado para todas las edades.

¿Es útil ver películas en Inglés?

Por supuesto que sí. Hay diferentes maneras de hacerlo. Ver la película en Inglés sin subtítulos. No nos enteraremos de todo, y sería más útil si ya hubiésemos visto la película previamente en nuestro idioma.
Ver la película con subtítulos en Inglés o en nuestro propio idioma será siempre más eficaz. Se educa el oído y se consigue un tipo de aprendizaje en el plano subconsciente que es muy interesante.

Nivel avanzado

¿Cómo sabrás que has alcanzado este nivel?
Cuando seas capaz de estar hablando una hora en Inglés con una persona de habla inglesa sin echar de menos tu propio idioma. Esto significa que estarás cubriendo múltiples aspectos de la vida diaria y otros referentes a tu intereses, inquietudes, o actividad profesional.
Cuando alcances este nivel, lo más probable es que bajes tu ritmo de aprendizaje y lo hagas de manera más lenta, de una manera más natural, haciendo un uso más intensivo de la práctica de la conversación.

Puede que te interese ahondar en aspectos literarios y plantearte lecturas de literatura pura, o ampliar el vocabulario relacionado con tu actividad profesional.
Piensa que las lenguas se “inventaron” para comunicarse. La mejor forma para comunicarse es a través del lenguaje. Así que déjate la vergüenza en un cajón, ciérralo con llave y tira la llave al mar.

Cuando te encuentres en un nivel avanzado has de hacer lo posible para hablar con nativos cara a cara. En la mayoría de ciudades importantes puedes encontrar grupos de expatriados con los que puedes contactar, para unirte a una de sus fiestas, celebraciones, o reuniones. Son buenos sitios para practicar la lengua extranjera en una situación lúdica. El ambiente en estos encuentros suele ser relajado y se favorece la comunicación con una bebida en la mano.

Hay personas que están tratando de aprender Español, y buscan un intercambio. Ellos te enseñan Inglés y tu les enseñas Español. Suele funcionar bien, aunque debes asegurarte de que la edad y nivel cultural y social de tu “pareja de intercambio” son similares a los tuyos, ya que, de lo contrario, puede que no os entendáis demasiado bien, y no precisamente por hablar idiomas diferentes.

Un sitio que te recomiendo para encontrar grupos con intereses afines es Meetup, en http://www.meetup.com/es-ES/ . Aquí puedes encontrar gente interesante. De verdad, muy recomendable. Sólo tienes que escribir el nombre de tu ciudad y te mostrará todos los grupos que existen en los alrededores.
También puedes buscar en Facebook. Hoy en día en FB hay miles de páginas donde puedes encontrar personas con intereses afines a los tuyos. Y, por supuesto, Google, Bing, o tu buscador favorito, pueden convertirse en tu aliado para buscar lo que necesitas.

Lee novelas escritas por nativos. Dan Brown es un autor fácil de leer. También suelen ser sencillas las temáticas de Romance y Detectives.
Puedes leer Ciencia Ficción, si es una temática que te resulta interesante, pero ten en cuenta que te encontrarás con un vocabulario más especializado y tendrás que hacer más uso del diccionario.

Películas: intenta ver muchas películas con subtítulos. Si los subtítulos son en Inglés, mejor. Como comentábamos antes, busca una película que te guste mucho y hayas visto en español, y cómpratela en Inglés. Y vuélvela a ver hasta que te la aprendas de memoria. Te sorprenderá darte cuenta de que en cada visionado entiendes más y más diálogos.

En general, al aprender un idioma extranjero, hay un truco que funciona muy bien, independientemente del nivel en el que te encuentres. Este truco consiste en hacer pequeñas sesiones, de diez minutos, por ejemplo, dos o tres veces al día. Esta práctica le está indicando a tu cerebro que el nuevo idioma merece una atención por tu parte, de forma regular durante el día, con lo que la predisposición cerebral a aceptar nuevos conocimientos aumenta de manera significativa, y el aprendizaje es más efectivo. Es un mecanismo ampliamente estudiado que te aseguro que funciona.
En estas pequeñas sesiones puedes repasar tus tarjetas o utilizar la versión para móvil de Anki.

También puedes escuchar podcasts en Inglés cuando estás realizando tareas domésticas: limpiar, fregar, planchar, tender la ropa, etc. O cuando caminas por la calle, vas en transporte público, o conduciendo tu propio vehículo. Durante el día encontrarás un montón de pequeños intervalos de tiempo que puedes dedicarle al Inglés sin tener la sensación de que estás poniéndote a estudiar de forma solemne.

Puedes leer durante unos minutos en Inglés antes de irte a dormir. Tu cerebro se encargará de asimilar lo que has leído mientras estás durmiendo. Si tienes un lector de e-books, lleva siempre más de un libro en Inglés en él, para tenerlo a mano en cualquier momento.
Cuando estudies, repases, o practiques el idioma, intenta hacerlo en lugares cómodos y agradables, para que inconscientemente asocies el aprendizaje a un entorno positivo.
Puedes llevar un pequeño y sencillo diario del tiempo que le estás dedicando al Inglés diariamente. Es tan fácil como marcar en un calendario, con puntos o cruces, los ratos que has estado practicando con el Inglés.

Haciendo esto, puedes darte cuenta de que realmente no estás siendo muy regular en el aprendizaje, ya que todos tenemos la costumbre de desvirtuar la realidad y creer que hemos hecho más de lo que realmente hemos hecho. Así podrás contabilizar los minutos diarios que dedicas a tu nuevo idioma.
Espero que estos consejos te resulten de ayuda. Para aprender un idioma necesitas una motivación importante, ya sea laboral, o de otro tipo. Si ya tienes esa motivación, sólo tienes que ponerte en marcha cuanto antes. Intenta siempre divertirte aprendiendo tu nuevo idioma, y verás que tu nivel mejorará a pasos agigantados.

Share Button